OSTEOPATÍA Y POSTUROLOGÍA

OSTEOPATÍA Y POSTUROLOGÍA

La osteopatía es una medicina manual que trata en el cuerpo, aquellas estructuras que han perdido el movimiento. Busca el equilibrio entre la estructura y la función del cuerpo.

Desde la consideración de la persona como un todo en relación con su medio, el cuerpo es concebido como una unidad funcional en la que todas las estructuras que la conforman están relacionadas. Cualquier perturbación en una parte del cuerpo puede repercutir en otras estructuras, es decir, el síntoma por el que a veces se demanda la consulta no es más que la consecuencia de una perturbación, lesión o desequilibrio localizada en otra parte del cuerpo.

Una parte importante de los dolores vertebrales y articulares son debidos a problemas posturales derivados de nuestra condición de Seres bípedos. Las personas podemos ponernos de pie y mantener la postura correcta gracias a un sistema de control que recibe la información de la posición de nuestro cuerpo a través de los denominados captores o bucles posturales (oido interno, ojo, pie, raquis cervical superior, piel, aparato masticador, entre otros). De esta manera podemos situarnos en el espacio y equilibrar los movimientos que ejecutamos. Cuando uno o varios de estos captores se desajustan, el sistema postural se desequilibra y la patología aparece. Tratando de recuperar nuestro equilibrio, estos captores se adaptan entre ellos. No obstante, las disfunciones estructurales no podrán arreglarse sin la necesaria intervención del terapeuta.

La finalidad de la osteopatía es diagnosticar y tratar la lesión que ha originado la disfuncionalidad estructural. Esta lesión es la denominada lesión primaria a la que se irán adaptando las diferentes estructuras del cuerpo, dando lugar a las denominadas lesiones adaptativas. Finalmente aparecerán las lesiones terciarias que, generalmente son las responsables del síntoma. Éstas últimas desaparecerán al tratar las primarias y las secundarias.

blog-1
blog-1

TRATAMIENTO EN OSTEOPATÍA

El terapeuta diagnostica el tipo y lugar de la lesión, poniendo especial atención a la estructura del cuerpo y manipulándolo a distintos niveles: piel, músculos, fascias, tendones, articulaciones y huesos.

La finalidad del tratamiento es la recuperación del denominado Movimiento Respiratorio Primario (MRP), movimiento de retracción y expansión que repercute en todo el cuerpo y que sucede de manera rítmica, automática e involuntaria. La libertad del MRP garantizará el equilibrio de nuestras estructuras y armonía de nuestras funciones. (Este mecanismo es totalmente independiente de la respiración torácica).

La osteopatía está indicada para la recuperación de cualquier tipo de lesión osteopática y funcional:

  • Disfunciones del aparato locomotor (afecciones de la columna vertebral, escoliosis, protusiones discales, tortícolis, lumbalgias, alteraciones articulares periféricas...)
  • Lesiones traumatológicas (esguinces, tendinitis, secuelas postraumáticas...)
  • Lesiones neurológicas (vértigos, cefaleas, neuralgias....)
  • Problemas derivados de la práctica de diferentes modalidades deportivas.
  • Alteraciones vinculadas al ámbito laboral y/o profesional.