LA ARTROSIS

Publicada: el 16 de Enero del 2014

blog-1

La artrosis es el resultado de los trastornos mecánicos y biológicos que desestabilizan el acoplamiento entre la degradación y la síntesis de los condrocitos del cartílago articular, de la matriz extracelular, del hueso subcondral y de la membrana sinovial.

Se trata de una patología articular crónica degenerativa, con pérdida y deterioro del cartílago articular y que se acompaña de diferentes grados de inflamación local.

En su fisiopatología podemos considerar dos tipos de teorías, una teoría mecanicista en la que las diferencias de presión que sufre la articulación provocan la degradación del cartílago y una teoría biológica donde interviene un desequilibrio citoquínico (citoquinas proinflamatorias y antinflmatorias)

Como en todos los casos, el tratamiento de la artrosis debe ser individualizado, teniendo en cuenta variables como su localización y la edad y patologías añadidas de la persona.

Los objetivos terapéuticos a los que dirigimos el tratamiento son aliviar el dolor, disminuir la incapacidad funcional y retrasar la progresión de la enfermedad. No podemos olvidar, así mismo, acciones de tratamiento preventivo.

En este sentido es muy importante educar y proporcionar información para facilitar la comprensión de nuestro aparato locomotor. Podemos compararnos al motor de un coche. Si mientras conducimos oímos un ruido en el motor de nuestro coche, nos paramos, llamamos a la grúa y lo llevamos al taller para ver qué ocurre antes de que la avería sea irreparable. De igual manera se comporta nuestro sistema articular. En este caso, a pesar de que percibimos señales de que algo no funciona bien, seguimos sin escuchar hasta que, a veces, es demasiado tarde.

En el contexto preventivo debemos vigilar y tener en cuenta:

-La obesidad
-La actividad laboral y la prevención de lesiones
-Hacer caso a las lesiones deportivas
-Tener en cuenta las alteraciones de la postura con sus captores primarios, como son la charnela cervico-occipital, el oído, la musculatura extrínseca de los ojos, el aparato de la masticación, los pies y el tono postural.
-El tratamiento de la menopausia, y de sus pequeñas alteraciones
-Evitar tóxicos, fundamentalmente evitar el tabaco.

La alimentación también merece una consideración fundamental. La asociación de dieta y ejercicio físico parece ser la mejor combinación para retrasar la posible aparición de la artrosis o frenar su desarrollo.

El tratamiento de rehabilitación tiene múltiples y diversos beneficios

-A nivel anatómico, mejora el riego sanguíneo de la membrana sinovial, disminuye la tumefacción y remodela el cartílago.
-A nivel sintomatológico, disminuye el dolor y la rigidez, aumenta la resistencia y aumenta la elasticidad del recorrido articular.

Los ejercicios que se recomiendan en el tratamiento de la artrosis son los aeróbicos de bajo impacto como caminar, nadar, andar en bicicleta, tai-chi, montaña y danza, entre otros.

En el domicilio, recomendamos la realización de ejercicios sencillos, estiramientos y ejercicios propioceptivos.

Considerando ahora los tratamientos dirigidos a aliviar el dolor, disminuir la incapacidad funcional y retrasar la progresión de la enfermedad, la medicina cuenta tanto con tratamientos quirúrgicos como con una amplia batería de  tratamientos médicos y farmacológicos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información. Acepto | Más información