¿QUÉ ES LA FASCIA?

Publicada: el 25 de Enero del 2015

blog-1

Embriológicamente, el mesodermo da origen a todos los tejidos del cuerpo, a excepción de la piel y de las mucosas. Este tejido conjuntivo (mesenquimatoso), forma las aponeurosis (membrana que recubren los músculos), los ligamentos, y los mesos así como los cartílagos y los huesos, que son una densificación de las fascias.

Las fascias van de forma ininterrumpida desde la cabeza hasta los pies, y rodean cada estructura del organismo: músculos, órganos, nervios, vasos y se insinúan por el interior de estas estructuras para formar su matriz y su tejido de sostén.

La fascia es una membrana superficial que está en todo el cuerpo y que se divide numerosas veces para hacerse cada vez más profunda. Una de sus principales características es que es muy adaptable tanto en estructura como en composición. A nivel de los tendones y de los ligamentos es densa y sólida formando las fascias de postura. A nivel de las glándulas y órganos es más laxa.

Su función es la contención de los órganos, de los músculos y de las estructuras a las que rodea, así como la imprescindible función del mantenimiento de la postura. También sirve de punto de apoyo para aumentar la eficacia de la fuerza muscular e interviene en la transmisión de las distintas fuerzas del cuerpo creando verdaderas cadenas fasciales que por supuesto, pueden lesionarse.

Otra de sus funciones es la de amortiguar, protegernos contra los golpes y facilitar los intercambios bioquímicos, biológicos y de defensa a nivel de las células.

Histologicamente, el tejido conjuntivo está constituido de:

  • La sustancia fundamental: Es un material homogéneo cuya viscosidad varía según las necesidades, pero se asemeja a un gel. Los cambios de viscosidad permiten que el agua se fije en los espacios de los tejidos, previenen la diseminación de infecciones e influyen en la actividad metabólica de la célula. El tener una consistencia de gel le otorga un papel de lubricación, lo que también le permite absorber los golpes y resistir a las compresiones.
  • Fibras de colágeno: Son las más numerosas del tejido conjuntivo. No son elásticas y proporcionan la característica de flexibilidad y resistencia
  • Fibras elásticas: Están formadas de elastina y son largas y finas
  • Fibras de reticulina: Son fibras de colágeno de pequeño calibre, ramificadas y que forman una estructura en forma de red.
  • Las distintas células: De distintas características y con funciones muy importantes para el organismo.

Las fascias rodean a todas las estructuras del organismo, yendo desde el exterior hacia el interior. Primero encontramos las fascia superficial que se encuentra a nivel de la piel, entre el tejido celular subcutáneo y el panículo adiposo de la dermis.

Podemos hablar de la fascia cervical, las fascias de la cara, la toracico abdominal, las fascias de los miembros, la fascia endotorácica, la fascia transversalis, la fascia del periné, etc…

Al estar en superficie, podemos comprender cómo pueden afectarse en caso de traumatismos. Las lesiones más importantes que vamos a encontrar son las cicatrices y adherencias.

La fascia puede presentar patología porque ha perdido elasticidad, movilidad o troficidad. Dado que está poblada de receptores y terminaciones nerviosas puede transmitir el dolor. Es un tejido vivo y cambiante y conviene recordar aquí que la fascia forma parte de todo el organismo y que está sometida a ley de la interrelación.

El diagnóstico de la disfunción de una fascia se hace comprobando su movilidad en tres direcciones: Longitudinalmente, transversalmente y en rotación.

El tratamiento se hace buscando el sentido de libertad de la fascia y manteniéndola en esa posición hasta obtener la relajación del tejido.